LOS ALIMENTOS FUNCIONALES: ¿COMIDA QUE CURA?

Todos los días, numerosos avisos publicitarios, emitidos por diversos medios de comunicación, difunden las supuestas propiedades benéficas de algunos alimentos en la prevención o tratamiento de determinadas enfermedades. Al recibir esos mensajes, los consumidores suelen dividirse entre quienes confían en ellos, y quienes los rechazan sin más por considerarlos meros recursos de las empresas para mejorar sus márgenes de venta.Entre estas posturas extremas, se encuentran quienes dudan acerca de la veracidad de los contenidos de los anuncios, pero carecen del acceso a la información que les premita responder a esas inquietude

Artículo publicado en “Salud para Todos”. Año 10, n° 110, diciembre de 2002

Quedan sin respuesta, entonces, interrogantes como: ¿Es verdad que esta clase de leche posee propiedades terapéuticas? ¿Es cierto que puede prevenir determinados trastornos?Uno de los modos de aproximarse a esta cuestión es revisar las apreciaciones técnicas existentes en la materia. Los especialistas definen al alimento como “toda sustancia natural o procesada que se ingiere con el fin de satisfacer la incorporación de los nutrientes para el mantenimiento de las funciones vitales del organismo”.Según esta concepción, entonces, no habría ningún vínculo entre alimentos y enfermedades. Sin embargo, en los últimos años se ha aceptado la existencia de un grupo particular de alimentos, los alimentos funcionales, que son definidos por los especialistas como aquellos “capaces de aportar sustancias con funciones fisiológicas definidas, brindando beneficios para la salud de quien los consume”.

Para que un alimento pueda ser considerado funcional, debe demostrar que posee un efecto benéfico sobre una o varias funciotes funcionales, entre los cuales pueden mencionarse como ejemplo

Vitaminas: son compuestos orgánicos nutricionalmente esenciales para el organismo, ya que regulan procesos metabólicos y no pueden ser sintetizadas por el cuerpo. Las más conocidas son A, C, D y B

Antioxidantes: son componentes de los alimentos. Se encuentran en frutas y verduras y previenen el ataque de los radicales libres hacia las células. Ej.: vitaminas A (carotenos), C y E, selenio y conenzima Q 10.

Minerales: calcio, hierro, fósforo, magnesio, selenio, boro, cromo, cobre, níquel y zinc.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario