fast-food: ¿para dietas?

Una vez iniciada la dieta, el secreto para perder peso no sólo consiste en huir de las tentaciones, sino también de las situaciones sociales donde éstas se encuentran. Por ejemplo, hay que olvidarse de la cafetería que queda a metros del trabajo, de las apetitosas comidas rápidas que ofrecen las cadenas de hamburgueserías o de las cenas en su pizzería favorita. Esa decisión dura una semana, porque después aparece la culpa por no compartir con los amigos, las escapaditas van repitiéndose y, al caer en cuenta ya el régimen dietético pasó a la historia. Pero sepa que no es necesario huir de los locales de fast food, ni excluir para siempre los combos con hamburguesa de su panorama.

La responsable del equipo nutricional de Mi Vida, Roberta Stella, diseñó cinco estrategias que pueden ser puestas en práctica en cafeterías, hamburgueserías y pizzerías, probando con ello que es fácil reducir calorías incluso en los restaurantes que suelen ser sinónimos de gordura causada por la comida chatarra. Todo depende, claro, de hacer las elecciones adecuadas para ver cómo la aguja de la balanza va descendiendo, todo sin renunciar a sus alimentos preferidos. A fin de cuentas, comer fuera de casa es un hábito inevitable para gran parte de la población. Por eso es importante adaptar el menú para evitar problemas de salud como el aumento de peso.

“Conociendo bien los alimentos ofrecidos por las redes de fast food, sólo resta tener disciplina para optar por las comidas más saludables y no quedarse con el antojo”, asegura la experta en nutrición. A seguir, sus consejos:

1. En las cafeterías donde se ofrecen sandwiches ya es usual encontrar opciones saludables. Ensaladas con una carne blanca o roja a la plancha, con un jugo natural, representan una excelente opción. Hay que huir de las papas fritas, nuggets de pollo y los sandwiches crispy, es decir, rellenos con una hamburguesa rebozada y frita. La combinación ensalada + carne reduce ostensiblemente la cantidad de calorías, en comparación con el combo tradicional de hamburguesa o sandwich + papas fritas.

2. En las pizzerías, opte por ingredientes más saludables, evitando los quesos grasosos, pepperoni, salchichón o tocineta (panceta). Papa beber decántese por los jugos naturales. Si no resiste la tentación de acompañar la pizza con una bebida alcohólia, prefiera siempre una copa de vino tinto.

3. Elija siempre la porción más pequeña, evitando los combos agrandados gracias a promociones especiales. En la pizzería, exija que la masa sea bien fina y crocante.

4. En las confiterías o fuentes de soda evite los pancitos, aderezos o quesitos que sirven como entrada. Si no aguanta la tentación cómase sólo uno, el que más le apetezca. También los productos de panadería como croissants, empanaditas, miniquiches o milhojas deben ser evitados. Para economizar en calorías, opte por el tradicional café expreso con edulcorante o, si lo prefiere, un jugo natural.

5. Al momento de los postres, evite los helados, tortas o dulces muy elaborados. La ensalada de frutas naturales (no enlatadas), además de ser dulce, ofrece al cuerpo nutrientes como vitaminas y minerales; y casi nada de grasas.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario