Dolencias tecnológicas

El uso de computadoras ya es una parte intrínseca de nuestras vidas, ya sea para trabajar o para divertirnos. Sin embargo, estar sentado muchas horas ante el teclado puede ser perjudicial.

Discos herniados, dolores crónicos de espalda o tener el “mono trepao” son dolencias más comunes de lo que se piensa, y casi todas están relacionadas con las posturas que adoptamos al momento de trabajar en nuestra computadora.

El cuerpo humano no está diseñado para pasar mucho tiempo sentado, y mucho menos viendo una pantalla brillante por horas. Pero son muchos los que ni siquiera se levantan para almorzar, o los que, cuando tienen la vista cansada o les duele la cabeza, simplemente se toman una aspirina, sin reconocer que el cuerpo les está pidiendo un descanso.

Mezcla de factores:

De acuerdo con los profesionales, las condiciones más comunes son el síndrome de túnel carpal, epicondilitis lateral (también conocida como codo de tenista) y las miositis cervicodorsales (espasmos musculares) a nivel del cuello y espalda alta.

Sin embargo, ese dolorcito que parece que no se va a ir nunca no empezó de la noche a la mañana. Algunos de los riesgos más comunes para quienes trabajan con computadoras son:

  1. Postura equivocada: Muchas personas se sientan al borde de la silla, o trabajan con el teclado muy bajito. Otras tienen el monitor muy alto, y esto propicia una posición antinatural al cuello.
  2. Repetición: Mover el mouse o apretar ciertas teclas muchas veces durante la jornada.
  3. Fuerza: Mantenerse sentado por muchas horas es una labor que requiere esfuerzo ya que nuestro cuerpo no está acostumbrado a esa posición. Mantener las muñecas apoyadas sobre una superficie dura o afilada también requiere esfuerzo exagerado.
  4. Falta de descanso: Son muchos los que se “pegan a la silla” y ni siquiera se toman un descanso para comer, ir al baño o simplemente mirar hacia otro lado.
  5. Ambiente incómodo: Pobre iluminación, un ambiente muy frío o ruidos excesivos agregan al estrés normal del trabajo.
  6. Organización: Tener que moverse constantemente, la monotonía y el estilo de supervisión son también factores de riesgo.

Se ha encontrado que DOS HORAS es el tiempo más prolongado que debes estar haciendo una tarea estática, como el uso de una computadora.

Así que, aunque estés “hasta el cuello” de trabajo, tienes que recordar que, si no tomas pequeños descansos, pronto tu cuerpo se va a resentir y empezarás a sufrir de dolores, cansancio crónico e irritabilidad.

Tags:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario